7/12/18

VALPARAISO GAY FRIENDLY


En el marco de la Primera Expo Diversidad que se realizará muy pronto en la Estación Mapocho, Santiago, hemos decidido crear esta nota sobre el destino Valparaíso y su permanente relación con las personas LGBTI+ nacionales y viajeros del mundo…
Todos los puertos del planeta ligados a la primera etapa de la globalización, que comienza en la época de la Revolución Industrial, formaron parte de forma automática de un intercambio cultural de grandes proporciones y dentro de este proceso comienza la apertura de diferentes lugares para la “recreación” de los marinos, trabajadores portuarios y viajeros. En Valparaíso este fenómeno de la época comienza a desarrollarse muy fuertemente en el siglo XIX, cuando el puerto de Valparaíso iba desarrollándose exponencialmente a una velocidad que ni las ciudades más ricas de Chile han podido igualarla a la actualidad; la enorme cantidad de barcos comerciales, militares, diplomáticos y civiles en general, llegados principalmente en la segunda mitad del sXIX, catapultó a Valparaíso como un puerto de importancia internacional y por ende el Barrio Puerto debió dar cabida a toda clase de personajes y dentro de este grupo estaban estos viajeros con gustos particulares que llevaron a la creación de “burdeles”, night clubs, casas de remolienda y bares de todo tipo, era bien sabido en ese gran circulo que habían personas "uranistas" o “gays”, a los cuales se les servía sin distinción pero para otros servicios, sexuales por ejemplo, eran evidentemente clandestinos o se usaban códigos de seducción muy particulares para llevar a cabo sus intenciones. La información sobre la realidad de las personas LGBTI+ de la época es muy limitada o inexistente, ya que se invisibilizaba toda persona o actividad ligada a esta comunidad. A principios del s. XX esta tendencia se hace más visible con la llegada de los años locos, el "charleston" y el tango francés eran la moda máxima y en un principio el tango era solo bailado por parejas de hombres, en esta época se vió algo más que parejas de hombres bailando tango si no que también toda una serie de actividades nocturnas que hacían gala de albergar grandes artistas como las nacientes vedettes de pasarelas, magos, cantantes y actores que muchos de ellos estaban relacionados con la vida homosexual, orientación que pasa a ser algo menos “clandestina” y  donde comienzan a aparecer ciertos clubes exclusivamente masculinos y mismo algunos caserios como el Conjunto Montgonfier que existió en el Cerro Panteón, donde vivían solo hombres, en su mayoría artistas y que mucha gente sabía que ahí era un lugar de “uranistas”, “maricones”, o simplemente homosexuales, este último término creado a principios del s.XX y que claramente era mal visto en la sociedad en general, pero como Valparaíso era puerto internacional, la gente de mundo ya lo aceptaba como algo poco común pero “normal”…. Aparecen los primeros saunas, baños de vapor, baños públicos, gimnasios que ya a mediado del s.XX eran usados por todo el mundo. En el comienzo de la “decadencia” económica de Valparaíso, crece el interés en general por lugares bohemios y bares como El Liberty, El Scandinavian, El Roland Bar y en especial donde se sabía que el contacto entre hombres se hacían en habitaciones perfectamente aisladas y escondidas, era La Casa Amarilla. A la llegada de la dictadura militar este movimiento nocturno comienza a extinguirse por volverse completamente ilegal, salvo excepciones que siguieron funcionando clandestinamente como el Flamingo Rose, que aún trata de sobrevivir entre calle Bustamante y Cochrane con una larga historia en el barrio chino, zona conocida por haber sido lugar de prostíbulos de toda clase.
Al retorno de la democracia, la libertad comenzó a sentirse en la sociedad y los clubes nocturnos LGBTI+ comenzaron a proliferar en pequeña escala nuevamente, pero en 1993 la tragedia hizo remecer a la comunidad...
“El fuego encendió nuestro espíritu”. Eso escribió Pablo Simonetti, en la placa recordatoria de las 16 personas que murieron en la discoteca gay Divine en Valparaíso, el 4 de septiembre de 1993 que inspiró a estudiantes, artistas, políticos y activistas a manifestarse de una u otra forma. 
“Por un lado, me interesó esta discoteca que se quema y, por otro, el rollo hipócrita terriblemente arraigado en nuestra cultura”, dice Castro. “Hubo personas que sobrevivieron y nunca fueron a buscar sus autos, porque no querían que los vieran ahí. Una familia de Viña, incluso, no recogió a su hijo de la morgue para que el resto no supiera que era homosexual o que estaba metido en el lugar, porque, para todo el mundo, en la Divine se quemaron puros maricones”. Matías Bize, realizador de cine.
“En Chile, las ideas tradicionalmente asociadas a la homosexualidad no fueron cuestionadas pública y consistentemente, sino a partir de la década del noventa. Hasta ese momento era parte del sentido común que se considerara a las personas homosexuales como trastornados mentales, incluso en círculos académicos.” (CONTARDO, 2011, p 23)
Pero a partir de esos terribles hechos la diversidad se fortaleció, luchando por sus derechos y así fue creciendo el circulo de apoyo a esta comunidad…
Nace “Doctor No”, actual Pagano…*“En  Valparaíso  no  teníamos  dónde  ir.  Se  necesitaba  un  lugar  para  carretear  sin  problemas, dónde cada uno se vistiera o se mostrara como quisiese. Por eso la Carola comenzó a hacer fiestas  en  ese  local,  dónde  invitaba a todos  los amigos  y  nosotros  nos  encargábamos  de difundir, pegando carteles por todo el barrio puerto. Las fiestas se llenaban, fueron todo un éxito. Era  rico, había mucha  gente  diversa,  cada  uno  en  su  onda,  pero  se respiraba  un  aire de libertad, de respeto. Esos fueron los orígenes de Pagano. Allí mismo, dónde hoy está.” (Jorge, frecuentador, Valparaíso, julio de 2012). Hoy el Pagano en su nueva ubicación es una visita obligada por la comunidad nacional y ahora internacional.
 
Texto: *Seminário Internacional Fazendo Gênero 10 (Anais Eletrônicos), Florianópolis, 2013. ISSN2179-510X PAGANO: REFLEXIONES SOBRE MERCADO Y VISIBILIDAD GAY EN VALPARAÍSO, CHILE. Rodrigo Azócar
Hoy, en pleno siglo XXI, Valparaíso es reconocida por haber albergado toda una bohemia que iba desde la más alta calidad hasta la más humilde, naciendo aquí un sinfín de bares, albergues, espectáculos e diferentes expresiones artísticas que, incluso la UNESCO la reconoció como dentro del enorme paisaje cultural que tiene esta ciudad-puerto, sin duda también un clásico lugar para la comunidad LGBTI+ desde hace muchísimo tiempo y que en la actualidad está más vigente que nunca...
Lugares en Valparaíso donde la comunidad LGBTI+ puede estar tranquilamente como espacios, alojamientos, actividades y lugares Heterofriendlys hasta el Gayfriendlys...hasta en las fondas de nuestras Fiestas Patrias en el Alejo Barrios, encontrarán espacios de la comunidad LGBTI+ para *todes, donde en uno de ellos la anfitriona es la primera consejal trans de Chile, Zuliana Araya fue elegida concejal de Valparaíso el año 2012 para el periodo 2012-2016 con 3540 votos, lo que marcó un hecho inédito en la historia electoral de Chile al ser la primera persona transgénero en ser elegida en Valparaíso.
*Todes = Todos, en lenguaje inclusivo.