29/10/13

Don Giuseppe de la Esquina


Corría el año 1895 y en el Valparaíso de la época, la colonia italiana se transformaba en la más numerosa. Mayormente venidos desde la Región de Liguria, sur de Italia, los emigrantes italianos abandonaron su patria debido a las crisis económicas que afectaban a sus pueblos de origen y eligen a Valparaíso como su destino de oportunidades. Esto debido a que Chile tenía una política de apertura hacia los extranjeros, y precisamente la Joya del Pacífico vivía su época dorada, siendo este puerto la capital comercial del país. Fue así que la llegada en masa de los italianos se produjo entre los años 1880 y 1914.

Uno de los tantos negocios que con mucho esfuerzo nacían en este viejo puerto, fue el “Almacén Naval” de Ardito Hnos. De propiedad de don Ángel y Augusto Ardito, esta tienda en sus comienzos ofrecía un amplio surtido de abarrotes, artículos de loza, cristalería, paquetería y mercería. Ubicada originalmente en la calle Artillería nº 124, del cerro del mismo nombre, este establecimiento se funda en el año 1926, y a poco de su andar, sus instalaciones se trasladan a la esquina de enfrente, donde se encuentra actualmente, formando parte del cerro Playa Ancha.

Siendo uno de los almacenes de barrio más antiguos de Valparaíso que han sobrevivido al paso de los años, el actual Almacén Naval, o Emporio Naval (término acuñado del idioma italiano), mantiene parte de su inmueble original, siendo sus puertas de madera, sus estanterías y anaqueles, testigos mudos del extenso intercambio, no solo comercial sino que también de amistad, producido entre sus distintos propietarios y entre sus miles y miles de clientes. Relación de cercanía y confianza que se da única y exclusivamente en este tipo de establecimientos, y que sus actuales dueños, doña Elizabeth y don Carlos han sabido mantener y preservar a pesar del inexorable paso del tiempo. Incluso hoy, estos propietarios han reinaugurado una típica fuente de soda a un costado del almacén (bajo el nivel del pavimento), lugar que en su decoración destaca la identidad propia del barrio, tanto en su interior como exterior; y en el que además se puede apreciar el mesón de madera original de la tienda.

De esta manera, a través de esta reseña, hemos querido rendir un homenaje a la gran colonia italiana residente en este puerto; inmigrantes esforzados y de gran espíritu emprendedor que supieron insertarse e integrarse a través de sus “Emporios” y otras tiendas comerciales a esta loca geografía llamada Valparaíso.

Conocidos en su tiempo como los “Bachichas” o los “Don Giuseppe de la esquina”, los venidos desde la península itálica son ya parte inherente y patrimonial de este puerto bohemio y sempiterno que los supo acoger.

Texto: Esteban Tacul G.