12/11/13

El Bar Quinta Roma


Todos los caminos conducen… al Roma

Corrían las primeras décadas del siglo XX, y el cerro de Playa Ancha vivía sus días de esplendor. Muchas de las familias más pudientes de Valparaíso habían escogido este sector como lugar de residencia luego de acontecido el gran terremoto de 1906. Como fiel testigo de este apogeo, hoy en día aún existen construcciones residenciales de gran valor arquitectónico, así como locales comerciales de gran riqueza patrimonial; entre ellos, el mítico bar “Quinta Roma”.
Su historia nos remonta al año 1936, fecha que registra un documento notarial hallado por casualidad en la Intendencia Regional de Valparaíso, en el cual se autorizaba la realización de una fiesta en la Quinta Roma (en su actual ubicación) organizada por los Bomberos. Esta Quinta de Recreo (como se conocía a este tipo de locales en aquella época), junto con El Amalfi, La Nueva Sirena, El Capri, y la Quinta Martínez constituían la crème de la crème en lo que a lugar de esparcimiento se refería. Lugar de orquestas, de baile y jolgorio, de la bebida y la buena mesa.
Ubicado en la Avenida Playa Ancha 837, en las cercanías del Parque Alejo Barrios, la Quinta Roma junto con los anteriormente mencionados, tienen sus orígenes en un tradicional y pujante sector de residentes italianos. Se cuenta que en sus inicios, esta quinta era administrada por una familia de apellido Roncagliolo, quienes originalmente establecieron este espacio para que la gente “de sociedad” de la época concurrieran a bailar todos los fines de semana, y hasta las diez u once de la noche, luego de haber disfrutado de una jornada recreativa en el por entonces prestigioso y célebre balneario “Las Torpederas”, ubicado a unos cuantos metros del Roma.
Con el transcurrir de los años, el vecindario comenzó a experimentar cambios. Ya en la década de los 60’s, sus habituales asistentes comenzaron a ser vecinos seguidores del deporte más popular, el fútbol; especialmente hinchas del glorioso y querido club Santiago Wanderers. Asimismo, los cambios socio-culturales atrajeron a los músicos, artistas e intelectuales del momento, a quienes se agregaron posteriormente los estudiantes de las universidades establecidas en el barrio.
Hoy, este legendario bar es en sí mismo Patrimonio Cultural tanto de Playa Ancha como de Valparaíso (y por qué no decirlo, de la Humanidad). Quizás podríamos dedicar tiempo para enumerar su variado y típico servicio de comidas y bebidas, así como hablar de su pintoresca y exclusiva decoración interior; pero hemos preferido contar un poco sobre su historia como una manera de dar a conocer su incalculable legado histórico y cultural.
Si usted siente la curiosidad de vivir personalmente esta experiencia tan única y quiere conocer un pedazo de la historia de este mágico puerto, lo invitamos cordialmente a visitar este bar. Su horario dista de ser complicado, funciona de lunes a domingo, hasta la medianoche, e incluye jornadas musicales, especialmente las ya afamadas e incomparables “peñas folklóricas o universitarias” a mitad de semana.
¿Cómo llegar?, muy fácil, desde el centro de Valparaíso tome la típica micro (bus) que vaya en dirección de Playa Ancha, cualquier conductor sabrá indicarle el lugar… después de todo, en Valparaíso, todos los caminos conducen al Roma.
Si prefiere hacerlo como turista tome el tour libre "Ser o No Ser Porteño" que parte desde las 3 PM todos los viernes, sábados, domingos y festivos desde la estación alta del Ascensor Artillería en el Paseo 21 de Mayo.

FanPage:Valparaíso Te Amo

Texto: Esteban Tacul G.
Valparaíso, Playa Ancha.